Historias de obrador (HdO): los comienzos de El horno de Babette

jul 17 2013 en El blog de Babette, Historias de obrador por Babette

No sé si recordáis nuestras Historias panarras de Nueva York. Pues pensando en el título de esta nueva sección/etapa del Canal Babette en la que os contaremos las peripecias de nuestra futura panadería, El horno de Babette, me debatí entre ‘Vida de obrador’, ‘Diario de un obrador’ y la elegida ‘Historias de obrador’. En realidad en un primer momento nos decantábamos (Chris y yo) por ‘Diario de un obrador’, pero luego viendo que las siglas de Historias podían ser HdO, cerquita de agua y de HBO, jaja, pues me dije, éste es mi título nuevo: Historias de obrador, de ahora en adelante descrito en el Canal como HdO. Bueno, pues hay esta el origen no demasiado cool del nuestro título: HBO>Canal>tele>buenas series>HdO>agua>vida>pan.

Tengo mucho que contar, porque lo de montar algo nuevo da mucho que contar, pero he pensado por empezar con lo esencial: ¿por qué abrir una panadería? Me he hecho la pregunta varias veces en los últimos meses, desde que decidimos que Babette también podía ser panadería. Y mi respuesta es la siguiente: quiero hacer buen pan, compartir pan, que la gente lo coma y le guste mucho. Me gustaría pasar mi tiempo haciendo pan, contar con los medios para hacer pan a una escala más profesional, romper de alguna forma las limitaciones de mi horno casero, mi nevera casera. Y quiero poder experimentar y sacar cosas nuevas o menos nuevas, pero que me llenen de emoción. La enseñanza me gusta, es bonito transmitir tus conocimientos a otras personas, y ayudarles a descubrir una nueva pasión. Pero no deja mucho tiempo libre. Cuando empecé con Babette lo que más me gustaba era la preparación de los talleres, la investigación. Pero con el tiempo, eso se ha ido reduciendo, porque ya tengo muchos cursos montados, y no demasiado tiempo. Yo creo que soy la eterna estudiante, y la escuela no me permite serlo. Cuando estudié periodismo, decidí estudiar historia también porque cuando haces periodismo vas tan rápido que no te deja tiempo para profundizar en ningún tema. Pues ahora es algo parecido, la escuela con todo lo bonito que tiene como trabajo, no me deja profundizar en el pan como me gustaría hacerlo. La panadería me va a dejar, ¡o eso espero! Pues ahí está mi respuesta, panadería para hacer un pan del que me sienta orgullosa, y que me guste comer y dar de comer.

Y lo siguiente, no quiero hacerlo sola. Aunque me gusta trabajar sin ruido, sin lio, sola como la una, juas, en realidad, sacar un negocio adelante solo es duro, lo he hecho con Babette. Y era plenamente consciente de que no iba a poder montar una panadería sin el apoyo de otra persona/personas, porque no vamos a cerrar la escuela, y porque una panadería es más complicado que una escuela pequeña como la nuestra. He tenido la suerte de contar con dos amigas, Susana y Carla, para sacar adelante este proyecto que ahora compartimos. A Susana la conocéis porque es profe en la escuela, una repostera como la copa de un pino, y también panadera. A Carla no la conocéis pero ya lo haréis, sin ella no iríamos a ningún lado. Y también está Virginia, que es profe de la escuela, otro pedazo repostera, pieza clave en nuestras creaciones. Además de nosotras cuatro, contamos con Nadir y Daniela, ambos han sido alumnos en Babette, y los dos hacen mucho pan por su cuenta. Son una grandísima adición al equipo de El horno de Babette.

¿Y qué más? Pues que no sabéis la de trabajo da montar la panadería, no es solo un tema de panes, hay mil cositas que nos ha llevado meses ir sacando adelante: local, mobiliario, bolsas y cajas, maquinaria, proveedores, textil, licencias, sistemas de autocontrol, reformas, laboral, y más y más y más, en fin, una locura. Bueno, ya casi no nos queda nada. Y entre medias yo he tenido una baja larga por una operación de cadera, durante este tiempo Susana y Carla han estado al pie del cañón, pero ya estoy recuperada y lista para calentar motores.

El nombre de El horno de Babette se le ocurrió a Chris. El logo es el cartel de nuestro local de La cocina de Babette. Los panes serán muy ricos, y los dulces también. La tienda donde podréis comprar panes, dulces, utensilios y harinas será bien cuca. Todavía nos queda mucho trabajo, pero a mediados de septiembre, si todo va bien, abriremos nuestras puertas al público. Y aquí os iremos contando lo que pasa y lo que hacemos.

Besos y abrazos,

Bea

PD. Podéis leer sobre nuestros más y nuestro menos aquí, y en nuestra cuenta de twitter y nuestra cuenta de facebook. Y el el futuro podréis comprar el pan en nuestra tienda, al lado de la escuela: Joaquín Lorenzo 4, Madrid 28035. Y la web de El horno, que todavía está en pañales, la tenéis aquí.