La gastronomía también es un humanismo

oct 25 2012 en Sabores y saberes por Babette

Sentimos placer al comer. También al pensar, hablar o leer sobre la comida. El interés del gastrónomo no es otro que el de maridar sabor y saber. La gastronomía interpreta la realidad. Se adentra en las actividades culturales que producen, comercializan y convierten la materia prima en alimentos; que transforman la necesidad fisiológica de saciar el hambre en prácticas sociales donde la nutrición, el placer o la ostentación cobran especial relevancia; que fomentan vínculos sociales, modos de habitar la geografía o de vivenciar las identidades culturales. La curiosidad del gastrónomo lo lleva a viajar, a procurar experiencias nuevas y a ampliarlas mediante medios tan variados como la conversación informal o la crítica especializada.

Es habitual que estas facetas de la gastronomía e intereses del gastrónomo no sean apreciados por el público general debido a la batería de lugares comunes y prejuicios que rodean a la disciplina y, especialmente, a quienes a ella se dedican. Es cierto, que se trata de una profesión propensa a la impostura y al amaneramiento. Pero también es verdad que en las mejores páginas de gastronomía escuchamos la voz de una vocación humanista que aboga por la conjunción del conocimiento y el placer, que nos invita a disfrutar de lo bueno, lo bello y lo verdadero.

Ávidos de compartir lecturas, reflexiones y recetas, iniciamos esta nueva sección que hemos llamado Sabores y saberes inspirada por lecturas divergentes en los que la comida tiene un rol protagónico.

Gustavo Puerta