Hojaldre otoñal

sep 18 2012 en Cocina de cosecha, Recetas por Fernanda

Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
hacia donde emigraban mis profundos anhelos
y caían mis besos alegres como brasas.

Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban en tu alma.

Pablo Neruda. Poema nº 6. Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

a

Poética del otoño

a

Hace unos días volví a mi placentera costumbre, aplazada durante muchos meses por razones varias, de ir a recibir un masaje de vez en cuando. Cuando llegué, después de los besos y abrazos, resultó que entre otras novedades, uno de los dueños acababa de volver de sus vacaciones de la India y tenía por allí encima un grupo de postales con imágenes de dioses hinduistas. Me pidió que escogiera una para regalármela, “advirtiéndome” que luego me diría qué significaba lo que había elegido.

Elegí un dios rosado y sonriente que junto a la suya mostraba muchas caras diferentes, algo más pequeñas, como en un abanico. Resultó ser Vishnu, el dios de la preservación y de la bondad. Lenny me explicó que es el dios de la conservación de la energía, de la integración, de la armonía y de la paz.

Me pareció bien. Era una buena elección para mí y para este momento.

Igual que cuando llega la primavera me vienen siempre a la cabeza cuentos infantiles que tienen que ver con briosas limpiezas generales, con quitar el polvo, abrir ventanas, lavar cortinas, varear colchones (qué bonito suena!) y con trajín de tartas, en otoño me vienen a la cabeza cuentos sobre llenar la despensa de chutneys y mermeladas, tejer bufandas mirando al fuego y poner orden en la casa. En la casa exterior y en la interior.

El otoño es una temporada meditativa. De mirar mucho, quizá más que en ninguna otra estación. De mirar mucho el cielo, para después ir hacia dentro, refugiarse y mientras se está bien a cubierto, cocinar para otros, disfrutar del vino recién hecho y trazar nuestra propia poética. Es la mejor época para crear y redireccionarse.

130909_105

Somos básicamente criaturas cíclicas, como la luna y el mundo natural. El hecho de que vivamos en comunidades que se distinguen por apartarnos de la percepción de esos ritmos como una manera de conseguir rendimientos uniformes a lo largo de todo el año y de todo el día no nos hace menos estacionales (en realidad lo único que hace es transtornarnos un poquito más). Y en el otoño hay que parar un poco para poder notar ese avance de la quietud dentro de nosotros. Será el que pueda, me diréis. Sí, y no. Porque tampoco yo creo que casi ninguno podamos hacer eso mucho, la verdad. Casi ninguno de nosotros es realmente dueño de su tiempo. Sin embargo, ese trabajo interior de poner orden sin algarabía, con suavidad, de encontrar y desechar las cosas que crujen, de sacar algunas cosas que no nos van bien y buscarles una alternativa, en una palabra, de armonizar la energía interior, como quien peina una melena, es una manera de alinearse con el enlentecimiento y la vuelta a la imaginación que son el corazón del otoño en la naturaleza.

081108_017

Uno puede salir a exponerse a la lluvia que nutre y a la oscuridad que hace que las semillas se preparen para germinar. En esa oscuridad, que es protectora y benigna, puede dar rienda suelta a su imaginación y atreverse a reinventarse un poco.

010905_032JPEG

Y puede hacer casa. Más casa, para uno mismo y para otros. ¿Y qué manera mejor hay de hacer casa que cocinar platos calientes que llenan los cuartos de perfumes acogedores? (Bueno, como dice el autor de un blog* que suelo leer, sí que hay una manera mejor, pero sólo una: tener amor sincero para regalar y libertad para expresarlo).

140912_003

Hoy, un hojaldre otoñal, fácil de hacer, que estira aún los últimos frutos dulces del verano tardío y estrena sabrosas y aromáticas primicias del otoño.

a

Hojaldre otoñal

a

  • una lámina de hojaldre estirado y un huevo
  • cuatro higos 2 peras ercolinas
  • 4 ciruelas prunas moradas o verdes
  • 4 cortes de queso de cabra de rulo
  • 4 trozos de queso azul o cabrales
  • unas cuantas medias nueces
  • 100 ml. de vinagre balsámico, 1 cucharada de miel, 3 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 cebollas y otras 2 cucharadas de azúcar moreno

Cortar fina la cebolla y ponerla a pochar. Dejarla después un poco más junto a las dos cucharadas de azúcar moreno hasta que se caramelice.

Cortar las frutas en rebanaditas.

140912_017

Extender el hojaldre y hacerle un bordecito alrededor enrollando un poquito el hojaldre hacia el centro y haciendo unos cortes en diagonal con el cuchillo sobre él.

Preparar una reducción de vinagre balsámico con 100 ml de vinagre, 3 cucharadas de azúcar y una cucharada de miel. Calentarlo hasta que llegue a ebullición disolviendo mientras el azúcar, y dejarlo reducir después a fuego suave unos minutos, hasta que adquiera una consistencia de jarabe ligero.

140912_019

Colocar encima una capa de cebolla caramelizada. Ir disponiendo las rebanadas de fruta sobre la cebolla, en tiras alternas.

140912_022

140912_026

Rociarlas muy ligeramente con unos hilos de la reducción de balsámico.

140912_032

140912_045

140912_048

Calentar el horno a 180º.

Pincelar los bordes del hojaldre con huevo batido. Introducirlo con el horno ya caliente unos 20 minutos.

Cuando ha pasado el tiempo sacarlo, disponer los quesos y las nueces por encima, rociarlos de nuevo con unas gotitas de reducción y volverlo al horno 10-15 minutos.

Y tachán…

140912_058

140912_061

Si estás mirando esto y tienes hambre estás per-di-do. :·)

Y ahora sólo nos queda cortar un pedazo generoso, ponernos la copa de buen vino que hemos abandonado un poco durante el verano, acurrucarnos, encajarnos el plato sobre las rodillas, cerrar los ojos, abrir la boquita,  y… ala! a hacer otoño!

Feliz semana a todos!

fotografías, Rafael Bellver

* i-recetas: pepinho.com