Ensalada Lego

ago 31 2012 en Cocina de cosecha, Recetas por Fernanda

Hace años que me viene pasando una cosa curiosa con mis recuerdos de mis primeros veranos de infancia en la montaña. Teniendo en cuenta lo bien que los recuerdo, la claridad que tienen los almendros, las flores, los barrancos, los pinos… siempre me había parecido un misterio que no recordara nada de la casa por dentro. Salvo un porrón de vidrio color esmeralda que estaba colocado en una esquina blanca. Y estos días, haciendo limpieza en casa de mi madre, he encontrado unas fotos que me han resuelto el finalmente ese misterio. En alguna de esas fotos se intuye cómo era la casa por dentro. Grandes ventanas, paredes blancas. ¡Y nada más!
Claro… Resulta que no es que mi memoria tuviera una laguna con ese interior de chalet en concreto, sino que sencillamente no había nada. Y ese porrón verde debía destacar sobre aquel clima monacal como un Durero en una pared blanca.
Y lo de que no había nada no es una manera de hablar, es literal: nos llevábamos cuatro cosas imprescindibles a una casa totalmente vacía, y con ellas montadas en la baca del seiscientos pasábamos el verano concentrados en lo esencial: el campo, el día, la noche, los perfumes, los cambios de la luz, los almendros, los barrancos, el canto de las cigarras y los grillos.

caminito
seiscientos

Jugar, y contemplar.

mapi1

Practicar la mirada ociosa. Fijarnos bien en todas las cosas. Aprender cómo eran.

240705_035JPEG

Sin ponerle ese nombre, practicábamos ese ejercicio zen de la contemplación, que necesita un poco de vacío alrededor para poder existir.
Rodeada de esa clase de vacío esencial, alejada de distracciones, ve una las cosas más claras. Las cosas importantes, quiero decir. Es como cerrar la puerta de una habitación y quitar el polvo a fondo abriendo las ventanas para que pueda dispersarse fuera a través de ellas, y poder ver después la habitación en toda su pureza.
Cada día, aún sin vacaciones, brinda algún buen momento para ese zen que nos ayuda a reordenar y a renombrar todo el resto del día.
Mi preferido es esa hora de cielo azul profundo, cuando el atardecer termina (Cambridge Blue, le llaman en los sobres de semillas). Ese azul húmedo y primitivo que sólo dura unos minutos esquivos entre el atardecer y la caída de la noche… Para mí ese cambio fugaz es como una señal: es el momento de salir a mirarlo, a meterme en él como bajo una ducha refrescante; algo parecido a quitarte barro de las manos.
a
Dejar todo lo que andamos haciendo, da igual lo que sea. En realidad prácticamente todo puede esperar, somos nosotras y nosotros quienes no sabemos hacer que las cosas nos esperen. Para los que solemos andar siempre echando manos en falta para abarcar todo lo queremos abarcar, es un ejercicio importante. Y revitalizante.
Parar. Aprender a aparcar la actividad. Durante unos minutos no pensar en términos de hacer y de lo que queda por hacer, de conseguir, de trabajo. Hacer silencio. Escuchar un poco el lenguaje de la piel y del corazón y a hacer callar el resto. Y darle alguna vuelta a adónde nos pensamos que vamos con tanta carrera…
a
Lo mejor de ese movimiento expansivo y nada esnob del Slow Food es que no puede separarse del Slow Living. Vivir sin prisas, eludiendo las prisas, renunciando a la aceleración. Entendiendo que unas ocupaciones no son mejores ni más trascendentes que otras. Que “lo pequeño es hermoso”.* Probablemente, más hermoso.
Dejar de hacer una cosa mientras estás pensando en otra. Y aceptar, como una decisión personal, que lo único importante de verdad es vivir el momento, el ahora, estar presente en el tiempo que se despliega.
Pues sí, creo que esos pocos minutos cada día me recuerdan lo simple que soy, lo simple que es existir cuando soplamos sobre todas las capas de peso innecesario que llevamos sobre la piel. Y eso ayuda a relativizar muchas cosas. Muchas preocupaciones.
Al fin y al cabo, por mucha ceremonia que nos echemos encima, por mucha complicación que le metamos a cada día, somos como los Lego, hechos de cuatro piezas básicas. Y esas cuatro piezas son las únicas que de verdad necesitamos.
a
A menudo pienso que la verdadera alegría, la que no depende de las cosas buenas o malas que nos pasan, vive en el quieto corazón de ese silencio.
a
Hoy, una ensalada Lego (con cuatro cosicas de ná) para celebrar los últimos coletazos del verano con la misma filosofía zen que hemos venido practicando: el tiempo que nos sobre, para dedicarlo a jugar y a contemplar…
a

Ensalada Lego

a
  • tres peras ercolinas
  • ocho dátiles
  • 150 gr de pasas
  • 300 gr de dos quesos de cabra a vuestra elección, por ejemplo uno de rulo y otro semicurado
  • una selección de brotes verdes y unas hojas de lechuga dulce (Romana)
  • 4 higos verdes y 4 higos negros
  • un tallo de apio cogido del corazón para que esté tierno y pálido
  • aceite de oliva virgen de una variedad afrutada y dulce y vinagre de manzana u otro vinagre suave (frambuesa…)
  • una cucharada de café de mostaza antigua
  • una cucharada de café de salsa de soja
  • unos tallos de hinojo (fenoll, fenollo)

Colocamos los brotes verdes y las hojas de lechuga cortadas en trozos pequeños en la base de la ensalada.

120812_035

Añadimos las peras peladas y cortadas en trocitos y el resto de los ingredientes sólidos, higos pelados y partidos en cuartos, dátiles, apio, quesos, cortados en trocitos, y las pasas (yo he utilizado una mezcla de pasas sin hueso rubias y moscatel).

120812_075

Preparamos la vinagreta, que debe ser suave para no dominar la ensalada: tres cucharadas soperas de aceite de oliva por cada una de vinagre, junto a una cucharada de café de mostaza antigua (esa que tiene granitos) y otra de salsa de soja (se puede sustituir por un pellizco de sal). Lo batimos a fondo con un tenedor para que emulsione (o lo agitamos dentro de un biberón de cocina).

120812_066

Añadimos los tallitos de hinojo (en los mercados y supermercados grandes se encuentra. Si podéis haceros con él, una parte importante del sabor a verano de esta ensalada es mérito suyo. Los que habéis pasado algún verano en la montaña y os habéis parados en el medio del monte o a la vera de un camino a mordisquear los tallitos del hinojo silvestre, con sus flores como delicados paraguas amarillos y su intenso perfume a anís verde, entenderéis por qué).

Rociamos con la vinagreta. Y listo!

120812_107

Otra bocanada de refrescante y concentrado sabor a verano. Y a apurar, que ahora sí que nos queda poco!!

*fotografías, Rafael Bellver

a

*Lo pequeño es hermoso, E. F. Schummacher, editorial Akal.

p.d.: Boni, ésta es para ti! (no me irás a decir que no te atreves a cocinar esto, no, bombón? ;·)

a