Tartas: masas quebradas

may 14 2012 en Novedades por Babette

El taller de Tartas: masas quebradas lo imparte Susana Gaona, con la que tenemos la suerte de volver a contar en Babette. El primero está programado para este sábado 19 y domingo 20.

¿Cómo surgió la idea de este taller?

La idea surgió en primer lugar porque me apasionan las tartas, tanto las dulces como las saladas y, siguiendo el espíritu de la escuela, al enseñar a hacer estas masas no estamos enseñando simplemente a hacer unas recetas determinadas, sino a elaborar una de las familias de masas más importantes y versátiles de la panadería y la repostería tradicional.

¿Qué tienen de especial esas masas quebradas?
Para empezar son deliciosas, son crujientes, ligeras y se deshacen en la boca. No tienen nada que ver con las que se compran en el supermercado y además, al estudiar a fondo las diversas técnicas y el impacto de los ingredientes en cada receta, el alumno estará capacitado para elaborar sus propias creaciones a partir de los resultados que desee obtener.

¿Por qué la gente falla con la preparación de esta masa?
Creo que el problema se debe principalmente a que las instrucciones en los libros de cocina suelen ser muy poco claras en relación con este tipo de masas. Sin embargo, una vez que las instrucciones son las correctas, son unas masas muy sencillas y rápidas de realizar.

Háblanos de por qué escogiste cada una de las tartas que vais a preparar en clase.

Porque cada una representa una técnica con un resultado diferente. Haremos un Apple pie para aprender a hacer una masa que es deliciosa, casi un hojaldre desigual, muy crujiente y delicado, rellena de manzanas, pasas y nueces. No se pueden imaginar lo maravillosa que es una tarta de frutas hasta no probar ésta. También haremos la tradicional quiche lorraine, con su masa de textura friable, que prácticamente se deshace en la boca. Esta masa es muy versátil, porque sirve también para hacer tartas dulces, como la típica tarta de manzanas francesa. Además aprenderán a hacer el flan con el que se rellena prácticamente cualquier quiche que imaginen. La tercera tarta será la de flan de vainilla. Esta tarta es muy especial, tanto por la masa como por el relleno. La masa es dulce, crujiente y dorada, como una galleta muy delicada, y el relleno permite mil y una variaciones. Y por último, haremos la masa del sablé breton, que en principio se utiliza para hacer galletas, pero que hoy se ven por las pastelerías francesas cubiertos de cremas y frutas. Es la reina de las masas quebradas, por su friabilidad y su sabor. La cubriremos con una deliciosa ganache de chocolate y frutos rojos.

Si tú no fueras la profesora, ¿por qué te animarías a hacer un taller como éste?

Porque enseña varias técnicas que son muy sencillas y que producen unos resultados increíbles. También porque son muy versátiles, y se hacen en un momento y con ingredientes que normalmente tenemos en casa. Y además porque una quiche o una tarta es siempre una alegría en la mesa.

Besos y abrazos,

Bea