Historias panarras de Nueva York (11)

jun 22 2011 en El blog de Babette, Rutas del pan por Babette

Amy’s Bread es como ir a un partido de fútbol, mucha emoción, mucha gente y todo pasa rápido. La producción es impresionante y variadísima, y  Amy tiene mucho acierto a la hora de combinar sabores en sus panes. Sullivan St. Bakery es como ir al Ballet, preciso, relajado y lento en apariencia. Los trabajadores son eficaces, muy productivos, van sacando tanda tras tanda de pan, pero todo se hace pausadamente. Los masas pasan más tiempo amasando pero a velocidad más lenta, los panes crecen despacio y se forman sin prisas ¡y con mucha delicadeza!, la variedad es menor… pero ohohohohohoh, qué cosas hacen, qué delicia, qué olores. Además, no hay equipos de formadores, o equipos de horneadores, o equipos de mezcladores, aquí todos hacen de todo y todos lo hacen igual, y para alguien como yo, una especie de mosca curiosa que se ha colado en el obrador, es una buena forma de aprender, ver y participar en el proceso de principio a fin. Las masas también son mucho más húmedas, por cierto.Y huele a pan recién hecho. Los panes son grandotes, oscuros y dorados, muy crujientes. Y las pizzas, ohohohoh, es que de verdad que me maravillan. Las hay de patata (ya, es raro, pero uff, como está la de patata), las hay de calabacín con queso (ya, suena soso, pero para nada, es mi favorita), de tomate que es la favorita de muchos y que se trata de la pizza rossa, según me cuenta Ànnia de breadbites.org, y por último de champignones que todavía no he probado. Luego está la pizza bianca que no lleva nada más que aceite, sal y romero y que es tan larga como yo, o más. Con la masa de pizza hacen también el pan de los bocatas deliciosos, no veáis que combinaciones, hay uno de panceta, albahaca y mango que es una explosión de sabores en la boca. Luego hacen una baguette muy original que se llama stirato y que Serious Eats calificó como la tercera mejor baguette de Nueva York… bueno, son muchas cosas geniales. Ayer probé el brioche, que no he visto hacer porque lo preparan antes de que yo llegue, y era el brioche más etereo que he tomado, y delicioso, ni dulce ni no dulce (no sé si me explico).

Y ya está, hoy hago un curso de panes indios, es un pequeño regalo que me hago a mi misma. Y mañana vuelvo a Sullivan. No subo fotos aún porque no he hecho, pero el jueves o viernes espero hacer las que me dejen y contaros más.

Besos y abrazos,

Bea