Historias panarras de Nueva York (5)

may 27 2011 en El blog de Babette, Rutas del pan por Babette

‘Les tiene que quedar la panza hinchada’

Esto nos lo explicaba Don Luis ayer, que sabe mucho de formas, mientras preparabamos las challahs. Para que te queden gorditas en el centro el ramal tiene que tener ‘panza’, vamos, ser más grande en el centro y afinarse hacia los extremos. Ayer lo pasé mucho mejor porque me dejaron hacer caracolas y trenzas y, por otra parte, el ibuprofeno me permitió olvidar el dolor de lumbago. También pude sacar muchas fotitos y grabar varios videos que ya os pondré cuando los monte. Además, charloteé con Edgar que es un americano muy simpático que ha hecho el curso de pan que yo quería hacer en el French Culinary Institute. Me contó muchas cosas interesantes y gracias a él conseguí corregir un defecto que tenían mis batards: el pico derecho se me quedaba siempre un poco torcido, como la nariz de un boxeador, y no tenía muy claro cómo arreglarlo. Edgar utiliza el mismo sistema que yo para formar los batards pero a él no le sale nariz de boxeador, así que le observé bien y me di cuenta de que sacaba el dedo gordo al final mucho más rápido que yo, un mal hábito que seguro que desarrollé con la baguette pero como a la baguette los picos se los saco al estirar, no lo notaba. Total, que hice como él, y tachán, quedó bien. Qué felicidad.

Hoy es muy último día en formas, por el momento, puede que hacia el final repita. La próxima semana me ponen en baguette, dicen que fisicamente es mucho menos paliza porque te estás moviendo, y aunque las baguettes las forman con máquina, seguro que aprenderé otras cosas interesantes. Y mi muñeca no se inflamó al volver del trabajo. Y eso que tuve que seguir sellando con ella porque me he dado cuenta de que no sé sellar con la derecha.

Hoy no me puedo enrollar porque por primera vez he conseguido levantarme tarde (6am, jeje) y tengo menos tiempo para gandulear. Así que me limito a poneros las fotos de ALGUNOS DE LOS PERSONAJES DE AMY’S BREAD.

Mi profe favorito, Javier:

Elvis, que está muy loco, y es muy simpático:

Saúl, que no descansa nunca:

Y el supervisor Alfredo que es un cielo de hombre y siempre me ayuda:

Por último, Edgar, el simpático americano que me ha pedido una receta de salsa romesco (si alguien sabe una buena, ¡pasádmela, por favor!):

Besos y abrazos,

Bea