Historias panarras de Nueva York (4)

may 26 2011 en El blog de Babette, Rutas del pan por Babette

‘Es panadero desde que tenía diez años.’

Me dijo Alfredo al llegar y presentarme a Don Luis, ecuatoriano, panadero e hijo de panadero, y ayer encargado de cortar. La zona de trabajo está dividida de la siguiente forma: A los lados dos mesas pegadas a la pared con los cortadores que cortan y cortan las masas que han preparado en el ‘prep room’, la habitación de las pociones. Tras el primer levado, las masas llegan en tapers gigantes a las mesas de los cortadores que frente a ellos tienen una lista con las necesidades del día: 500 panecillos, 20 pumpernickels, 50 de aceitunas, 300 twists, 2 challah etc. Tras cortarlos van a los carritos donde reposan, luego nos llegan a nosotros que los formamos. Nuestra mesa está dividida en dos equipos, hay formas que trabajan ambos equipos pero luego hay un equipo que hace los panecillos y los twists, y el otro se centra en bolas, batards y baguettes. Las hogazas formadas van a banetones, bandejas de hornear o bandejas de madera. Vuelven a los carritos y lo más probable es que pasen por nevera hasta que les quede poco para ser horneadas. Y ya. Aunque lo primero que hacemos es preparar todas las bandejas y cestas que vamos a usar en el día, así están listas cuando se necesitan.

Ayer seguí practicando formas y mejorando poco a poco, también aprendí alguna nueva que es más interesante. El dolor de lumbago me amargo un poco la existencia y hoy me voy a tomar un ibuprofeno. Lo bueno es que cuando termina la jornada y descanso el dolor se va. Pero por la noche se me había inflamado la muñeca izquierda y sigue ligeramente inflada todavía. Hoy voy a sellar con la derecha a ver si así lo arreglo un poco.

Se me acabó la batería de la cámara cuando me disponía a hacer fotos a mis compañeros así que tendréis que esperar a mañana aunque tengo tres fotitos nuevas de panes.

Besos y abrazos,

Bea