Mourinho y el pan

abr 28 2011 en El blog de Babette por Babette

Dándole vueltas a cómo introducir en este blog una entrada sobre Mourinho cuando en realidad, como todos sabéis, el blog no es de futbol sino de las desventuras y aventuras de una escuela de cocina, del pan y de mis perros, se me ocurrió lo siguiente:

Mourinho debe comer pan. Lo que me lleva a pensar en el Real Madrid. Lo que me hace recordar cómo me hice del Real Madrid, porque en mi casa nadie lo es. Pues fue por el baloncesto, de niña. Me gustaba mucho el baloncesto y el Madrid, y un día de camino al Pabellón de la ciudad deportiva del Madrid, escuché en la radio que había ganado el Madrid de fútbol y que por tanto estarían contentos los de baloncesto, algo obvio, pero que yo no había pensado antes, y así me hice del Madrid. Y una vez hecha no se te puede deshacer. 
Nunca he sido anti-cule, aunque el Barcelona en este momento no me cae bien, pero eso tiene más que ver con el Arsenal y el comportamieto de los jugadores cules antes de cada uno de sus últimos enfrentamientos contra el equipo londinense, ese repetir de comentarios sobre Fabregas y su adn-cule, destinados a desequilibrar al jugador antes de los encuentros, que cosa tan cutre, que poquito respeto. Pero me gusta todavia menos Mourinho. Tuve que tragármelo durante tres años en Inglaterra, la fascinacion de los medios con él me sacaba de mis casillas. Sus palabras buscaban, y buscan siempre, herir al contrario, dar donde más duele. Lo definiria como ruin, un profesional muy ruin. Tras escucharle despotricar a diestra y siniestra y atacar a profesionales de su gremio una y otra vez, decidí que para mi salud mental era mejor no leer nada más que dijese este hombre, lo que supuso una liberación. Cuando se fue de Inglaterra, un auténtico placer.
Opinio que Mourninho es malo para el futbol (quizás no para la venta de periódicos). Compararía la sensación de una liga sin Mourinho al silencio delicioso que llega cuando una alarma de coche en medio de la noche deja de sonar.
Cuando Mourinho se fue del Chelsea temí que viniese al Madrid. Cuando ganó su segunda Champions, supe que no había escapatoria. Consciente de lo que se nos venía encima, he procurado no leer lo que dice y eso ayuda. En cambio, reconozco que al tenerle en mi equipo me resulta más interesante ver lo que va a hacer en el campo, como si de un jugador de ajedrez se tratase. También reconozco que me asombra su capacidad, no sé si aparente, de hacer equipos de un puñado de hombres y estrellas. Pero cuando no entrena a tu propio equipo, el ruido que mete fuera del campo no deja ver nada más.
Me encantó la victoria en la Copa del Rey, y estoy segura de que Mourinho podria ganar más cosas si se queda en el Madrid pero me gustaría que se fuese, si se puede votar, voto porque se vaya del Madrid y de España y a ser posible que se largue a Estados Unidos. Sus dardos de ayer contra Guardiola son una verguenza. Mourinho se atreve a acusar de lo que él hace gala, pues utiliza de forma regular tácticas antideportivas, primero buscando herir a su rival con palabras para que pierda la compostura (y para mí sorpresa lo ha logrado con Guardiola); luego influenciando a los árbitros al juzgar su comportamiento antes de que empiece el partido (vale, esto lo hacen muchos), pero es la misma pomada; a lo que se suman detalles de tramposillo listo como el estado del campo, lo que ya pasó con el Chelsea, cómo no se le cae la cara de verguenza… a él y al club. También ocurría en el Chelsea de Mourinho que por norma los jugadores rodeaban a los árbitros con cada cosa que pitaban, intimidándoles, me cuesta creer que sea coincidencia (aunque de esto también cogea el Barça). Y ahora toca desprestigiar los títulos de los demás… ¿Acaso las victorias de Mourinho son blancas? Anda, que si hiciesemos como él, y empezasemos a recordar cosas.
Mourinho no la monta para quitar presión a sus jugadores, la monta para ganar desestabilizando y para quitarse presión a si mismo. En lo profesional, es un hombre terriblemente narciso, todo es ‘yo,yo,yo’. Si gana mi equipo, es por mí y si me dejan les cuento mi curriculum otra vez, y si pierde mi equipo, no es un ‘equipo-Mourinho’ (esto es literal, lo dijo en Inglaterra tras una derrota del Chelsea) o es porque los demás son malos, pero sobre todo, dejenme tener una pataleta para que nadie se fije en que lo que yo hice mal y en que mi equipo perdió. Y todos siguiéndole la canción.
La tarjeta roja de ayer era tarjeta roja, Pepé entró con la pierna en alto mostrando los tacos . A mí lo que me molestó, a parte de perder, es la de amarillas al Barça que se comió el árbitro y que hubiesen tenido su impacto no sólo a la vuelta sino puede que en la final (una de Alves y dos de Messi). Ya está.
Pues eso, que Mourinho seguro que come pan.

Besos y abrazos,


Bea