Aprender a hacer baguette

feb 21 2011 en Baguette por Babette

Ayer se fueron mis alumnos del taller de Baguette al desnudo. Lo he pasado muy bien con ellos, aunque haya sido cansado porque no hemos parado un minuto. Para este taller el máximo de alumnos es 6, es que con 8 no lo veo muy factible, por temas de espacio y atención. Es un taller que la primera vez que tuvimos también incluía ciabatta, pero luego, por el mismo motivo que hemos reducido el número de alumnos (en nuestros otros talleres el máximo es 8), decidimos que tratase sólo de baguette. Hay cosas que requieren su tiempo si quieres tener alguna garantía de que todos los alumnos, y no sólo los muy hábiles, puedan volver a casa con confianza y conocimiento para repetir lo que han hecho en clase. Bueno, pues en este caso contamos con Patricia, que ya había estado en Babette, lo mismo Cristina, que nos deleitó con una deliciosa tarta de castañas de morirse de rica, Eva de Eupalina y Desayuno de domingo y creadora de nuestras palas artesanas para baguette (que por cierto llegó a este curso gracias a Juantxo, que ganó el concurso de Babette en el estupendo Panforum de Bak) Silvia que no había estado antes en ningún curso pero si habían pasado tanto ella como su marido por la tienda (de hecho el taller era un regalo de él para ella), Manuel de Casa Troylo y Ana, una persona muy interesante que se gana la vida vendiendo pan. Bueno, pues un grupo fantástico, paciente con la lata que les daba, divertidos y con buenas manos, aunque les costase un poquito al principio.

El primer día nuestras masas estaban dificiles, más húmedas de lo que yo hubiera querido, pero nos sorprendió la harina, y además, mea culpa, se encontraban algo afectadas por un exceso de fermentación (no voluntaria), pero no importó mucho porque en este taller trabajamos con muchas masas, seis en total, y si un par de ellas no van tan bien como nos gustarían para eso están el resto. Práctica, práctica, práctica, mucha práctica. Y les tenías que ver el domingo, como dominaban ya lo de las formas. Bueno, para que no digais que me lo invento os paso aquí las fotos de las primeras baguettes, no son un mal ejemplo, podrían ser mejores los greñados y algo más estrechas las baguettes pero para un primer intento, ¡mucho mejor que lo que yo sacaba del horno cuando empecé!:

Aquí tenéis a Manuel formando una de sus baguettes, detrás Silvia y Ana. A los pobres les hago formar de uno en uno pero así todos aprenden más y yo puedo ‘vigilarlos’ y que no se desmadren, jeje.

Esto ya es al día siguiente, las manos mucho más hábiles y la confianza creciendo, poco a poco, pero con paso firme (os incluyo un video corto, algo chapuza, pero que os muestra mejor lo que pasaba en clase).

Y aquí podeís ver a Silvia, Manuel, Eva y Ana, en fila india, para poder meter uno detrás del otro sus baguette en el horno.

¿Y qué me decís de estas preciosidades? Qué orgullosa estoy,

¿Y la miga? ¡Vaya miga!

Por último, un detalle gracioso: el sábado preparamos una masa de práctica, para poder practicar con ella las formas cada vez que teníamos un ratito. Pasó la noche en la nevera y el domingo la volvimos a usar para seguir practicando. Luego la dejamos en un bol y yo la olvidé hasta la noche, y hela aquí, cual seta solitaria.

Besos y abrazos,

Bea