Taller de pan artesano

ago 5 2008 en El blog de Babette, Pan artesano para principiantes, Talleres de Pan artesano por Babette

(EL FORMATO Y TEMARIO DE ESTE TALLER HA CAMBIADO LIGERAMENTE, POR FAVOR LEER LA DESCRIPCIÓN DE LA WEB ANTES DE APUNTARSE)

El pasado fin de semana tuvimos el taller de pan artesano de agosto en Babette. Siete babetteros valientes combatieron el calor y se acercaron a la escuela para aprender a hacer pan de masa madre. Fue un taller estupendo con un ambiente muy agradable y de andar por casa. Hablando de andar, por sugerencia de Luis, ligado desde el principio a todo el proyecto de reforma de La cocina de Babette, nos quitamos los zapatos. Como la escuela se refrigera gracias a un sistema de suelo refrescante (tuberías por el suelo que en invierno llevan agua caliente y en verano fría), tener los pies fríos nos ayudó a superar el aliento de dragón que intentaba colarse desde el exterior y achicharrarnos. No hicimos ninguna foto de los pies, ¡que pena! Hubiese sido una foto de grupo bien divertida, 16 pies cubiertos de harina.

Como siempre, La cocina de Babette esperaba a sus alumnos con un rico desayuno.

Tras el café y las tostadas empezamos con los panecillos de Heide. Aquí tenéis a Alicia y Ana quitando masa pegada al batidor pues en un despiste no les avisé a tiempo de que tenían que pasar a la cuchara de madera una vez disuelta el agua en la masa madre. Se lo tomaron con mucho humor.



Matías da sus primeros pasos.



Aquí está su novia Irene mezclando la masa, y detrás Luis haciendo lo propio.


Dos manos y una masa a punto de empezar a trabajar. Uno de los placeres de hacer pan es sentir como la masa cambia bajo tus manos.

En los primeros talleres de pan aprendimos que tener los ingredientes ya medidos ayuda a aprovechar mejor el tiempo. Marta deja caer la harina sobre su cuenco.

Y el resto también.

Amada y Luis mezclan su pan de centeno. Amada, aunque no lo parezca, está de tres meses, y si os fijáis bien veréis que utilizaba su tripa como punto de apoyo para el cuenco, chica lista. El bebe saldrá con gusto por el buen pan.

¡A trabajar!

Aquí me tenéis a mí espolvoreando harina sobre los panecillos para que no se nos peguen al plástico mientras los dejamos crecer.

Y por fin la hora de la comida, descanso bien merecido. Luis odia el pepino y dice que siempre lo puede detectar pero se tomó esta sopa con gusto aunque llevaba zumo de pepino a tutiplén. Amada sospechaba el engaño.


¡Qué rico!


Antes del postre llegó el momento de la horneada de los panes de centeno. Aquí tenéis a los orgullosos babetteros.


El postre: una minicata de helados.


El resultado: una paleta de colores.



¡Dame más del rosa que se me ha acabado el mío!


No sé por donde empezar….



Todos al horno.


Y esto es lo que observan:

En cada curso hay alguien con habilidades sobrenaturales para los greñandos. En este fue Amada.

Alicia con los suyos.

Y Ana…


¡A por ellos!

Y media hora después…

Alicia volcando la masa del pan de nueces.

La babettera más joven del lugar…

Parece o no parece un anuncio?


Bueno, pues hasta la próxima, babetteros, felices vacaciones.