Iniciación al pan: masa madre

jul 11 2008 en El blog de Babette, Pan artesano para principiantes, Talleres de Pan artesano por Babette

(EL FORMATO Y TEMARIO DE ESTE TALLER HA CAMBIADO LIGERAMENTE, POR FAVOR LEER LA DESCRIPCIÓN DE LA WEB ANTES DE APUNTARSE)

Bueno, pues aquí estamos otra vez, con fotos nuevas del último taller de pan artesano para principiantes. Teníamos miedo de cómo ibamos a aguantar el calor, pero al final nuestro sistema de suelo refrescante fue suficiente para poder amasar con el horno en marcha.

Aquí tenéis a los alumnos desayunando:

Empezamos como siempre con los panecillos blancos de la abuela de Pedro en Heide, unos panecillos con los que uno siempre queda bien con los amigos. Tras amasar, a darles forma: hogazitas, cebollitas o barritas.

Luego a esperar a que suban con paciencia (al fondo los panecillos y más cerca el pan de centeno ruso):

Alejandra y Guillermo contemplan divertidos la evolución de sus panes, crecerán o no crecerán?

Antes de meterlos al horno hay que greñarlos, una técnica para la que hace falta práctica. Pilar se dispone a rasgar sus panecillos:

Adelante!

El turno de Fernando:

Y ahora el de Pilar, con Fernando observando las habilidades de su chica:

Los panes salen del horno con una pinta deliciosa, hasta se le puede oir crujir. Alejandro le toma el pelo a su mujer que como podéis ver esta a punto de traer un retoño al mundo. La tía jabata aguantó el curso entero. El niño, que se llamará Rodrigo, vendrá con una hogaza bajo el brazo:

Alejandra admirando sus panecillos:

No es para menos, esta chica es una greñadora nata (su abuelo era panadero así que todos concluímos que contaba con inspiración divina). Mirad que cortes tan bonitos, sobre todo el tercero por arriba de la fila derecha:

Otros panecillos bonitos con un estilo distinto:

Una perspectiva de los panes con cuatro babetteros amasando el pan de nueces. Delante una masa esperando manos:

Las dos Pilares. La de la izquierda se quejaba de que a ella las cosas no le salían tan bien como a los demás pero eran imaginaciones suyas:

Alejandra y Guillero estirando la masa como auténticos profesionales:

Tras mucho amasar, llega la hora de comprobar si el se ha logrado el objetivo y el gluten está todo lo elástico que debiera. Alejandro haciendo la prueba de la ventana:

Susana, una gran adición a la clase pues es cocinera profesional, hace lo propio:

Los panes de centeno inmortalizados:

No son los más bonitos pero su sabor es tan especial y maravilloso que les hizo ser el favorito de varios babetteros:

El domingo antes de la llegada de los alumnos. Los banetones esperan impacientes a sus panes para elevarlos y darles bonita forma rallada. Estas cestas son casi imposibles de encontrar en España, pero en Babette, que somos muy espabilados, las traemos de Alemania para que los alumnos se las puedan llevar a casa (a cambio de unos euros!):

A punto de formar la masa del pan de nueces. Nos habíamos despertado a las 7 para asegurarnos de que no estuviesen demasiado fríos al llegar los alumnos:

A punto de greñar el pan de centeno. La masa descansa sobre la Superpeel, una pala de pan maravillosa que traemos de Estados Unidos:

Por último llega la hora de aprender a refrescar la masa madre (en Babette nos guste empezar por el final y terminar por el principio):

Y ya está, porque en esta ocasión no vino Elena, la reportera del último curso, y a mí, entre tanto pan y tanto alumno, se me olvido hacer fotos del taller a la hora de la comida y de los panes de nueces recien salidos del horno. Tendréis que creerme cuando os digo que ambas cosas fueron un éxito y el grupo, un gran grupo.